«Hasta siempre, Juanjo Domínguez «, por Juan Falú

Gracias por tu guitarra. Gracias por amarla y hacerla amar. Gracias por tu música. Gracias por tu pasión por los sonidos de nuestra tierra. Un abrazo en nombre de Guitarras del Mundo. Juan...

leer más

Saludo de Juan Falú a egresadas y egresados de la Licenciatura de Música Argentina de la UNSAM

Esta ocasión es propicia para arrimar algunas reflexiones sobre la música y el hacer musical nuestro, de ustedes los primeros egresados Unsam, de todos los alumnos, de todos los profesores. Podría referirme a ustedes, flamantes licenciadas y licenciados, desde la honrosa función de director de esta licenciatura. Sin embargo, prefiero hacerlo como músico. Más aún, prefiero hacerlo como un sujeto cargado de pesares y preguntas, como quien viene a confesarse. Pido disculpas por esta única y breve intromisión personal. Si tuviese que repasar mi vida, los miedos de la infancia, los de...

leer más

Juan Falú a Jorge Marziali

Desde hace más de 30 años vino entrando a nuestra casa con la costumbre de siempre: traerse a cuestas las entrañas de su tierra y desparramarlas en forma de canciones.   Y ahora me pregunto, ¿quién vestirá esta cocina con tonadas? Quién habitará los desvelos propios y ajenos con poesía y guitarra?  Sé que siempre están esos habitantes, pero este Jorge que se fue nos deja muy machucados. Al instante mismo de la peor noticia, ya estamos extrañando su próxima canción.   Hay que vivir estas ausencias para darse cuenta de lo que significa encerrarse tantas horas de tantos...

leer más

«Adiós, querido Lucho»

“El 12 de septiembre a las 16.30 horas en el cementerio San Agustín, nos congregaremos para despedir los restos de nuestro hermano Lucho Falú, recientemente identificados tras la encomiable labor de el EAAF, el CAMIT y los organismos de Derechos Humanos. Cuarenta años después de su secuestro, seguido de cautiverio, tormentos y el disparo final que le fuera imputado al genocida Bussi, Lucho pasará desde la larga noche del desaparecido a la eterna vigilia de su propia luz. Queremos saludarlo, abrazarlo, honrarlo y despedirlo junto a su gente querida. Hemos llorado mucho a nuestro...

leer más

Lucho, 40 años después

No pudo despedirlo nuestro padre. Tampoco nuestro hermano Ricardo que se nos acaba de ir. Tal vez tampoco pueda nuestra madre, en este momento respirando su último aire en una sala de terapia intensiva. La Esthercita tiene 99 años. El dolor la fue llevando hacia el irremediable olvido como forma de mitigar angustias y las desesperantes preguntas sin respuestas. Pero una madre parece saberlo todo. No en vano amaga pañuelos de despedida al día siguiente de la identificación de los restos de su hijo Lucho. Y Lucho nos devuelve toda la vida resumida en la noticia esperada, la vida resumida...

leer más