Publicaciones / Ridículum Vitae (Historias Guitarreras)

“… este racimo de anécdotas vividas al lado de su guitarra están contadas como si él fuera un alquimista en cuyo crisol, como un espejo mágico al revés, consigue transmutar la ironía en ternura, la vergüenza en simpatía o lo ridículo en emoción …”

Jorge Cardoso

Estas mínimas acuarelas escritas por Juan Falú, tiernas y burlonas, dejan sobrevolar temas graves sin perder el hilván y el rumbo de la chanza.

Horacio González

“Se me hizo un nudo la garganta leyendo algunas de estas páginas y he reído a carcajadas con casi todas las otras. Quien quiera leer entre líneas reconocerá no sólo la voz de un estupendo narrador sino también el testimonio de un testigo de su tiempo. Un artista comprometido con su gente cuya palabra transmite una rebosante alegría de vivir.”

Ricardo Moyano

Colección LETRA Y VOZ

A través de esta colección de Facultad de Filosofía y Letras publica la otra de autores tucumanos y del Noroeste, en particular de aquellos que han explorado o recuperado las vertientes populares de la cultura de la región.

FACULTAD DE FILOSOFIA Y LETRAS
UNIVERSIDAD NACIONAL DE TUCUMAN

Se terminó de imprimir en el Departamento de Publicaciones de la Facultad de Filosofía y Letras, UNT, en el mes de Agosto de 2003. Tucumán, Rep. Argentina.

Nota del Autor

No soy escritor. Escribo como toco la guitarra, de oído, sin escuela y en versiones libres.

Si no fuese por cuatro mujeres empecinadas en hacerme creer que mi “pluma vale la pena” y de cuya objetividad desconfío ya que se trata de mi madre, mi hermana mayor, mi esposa y la Flaca Alicia –que tiene la manía de felicitarme hasta cuando respiro- estos relatos y semblanzas no habrían salido de su estado de narrativa oral.

Además de las cuatro brujas, fueron los amigos quienes, recordándome episodios que me incluían como participante directo o indirecto, dispararon la idea de contarlos.

Todo lo aquí relato se corresponde con la realidad, salvo las esporádicas divagaciones que, valga la redundante comparación, se asemejan a las variaciones que uno suele imprimir a la melodía original.

Sólo me he cuidado, y en muy pocos caso, de omitir o cambiar el nombre de algún personaje real, para no exponerlo a situaciones que puedan asociarse con lo ridículo o con una irrespetuosa violación de intimidades. O, simplemente, porque supongo que el sentido del humor de quien mantengo en el anonimato, no es ni tiene por qué ser coincidente con el mío.

En verdad, el personaje ridículo es el autor.

Ridículum Vitae tiene, pues, un doble significado: asumir el propio carácter payasesco y contrariar, de puro gusto nomás, la solemnidad de los curriculums.

Soy consciente de, al menos, tres abusos a lo largo de estos relatos: la presencia del alcohol y la noche, algunos términos soeces y un recurrente citar al tío Eduardo.

No pude evitarlos. El riesgo de desdibujarme o autocensurarme, habría conducido directamente a la renuncia de esta iniciativa.

Lo cierto es que he bebido más de lo aquí se respira y me he expresado con una grosería infinitamente mayor en la vida cotidiana, pero no hago apología de ninguna de estas cualidades, alguna vez vividas como genuino sello de identidad y hoy simplemente aceptadas como parte de un devenir en el que las angustias y debilidades se enmascaraban en el humo, la noche, el alcohol y, por qué no, en la propia guitarra.

En cuanto al tío, también fue mucho más importante de lo que aquí se trasunta, tanto en las cercanías cuanto en las distancias que nos deparó la vida. Ayer fue mi maestro. Hoy, la lejanía que me duele, sólo es superada por la admiración que le profeso.

Al contar estas historias guitarreras, me propongo dejar de jugar a las escondidas con experiencias de la vida, como alguna vez lo hice guardando injustamente una buena cantidad de canciones durante más de una década, por el sólo hecho de sentir que las cantaba mal.

Deseo, también, sugerir que esta idea la retomen tantísimos personajes que han vivenciado las más ricas, jugosas, desopilantes, emocionantes o aleccionadoreas experiencias en torno a todo lo que concentra y genera la guitarra como instrumento nacional.

A guitarra también se hizo la patria.

Juan Falú