Juan Falú. La noche en que la ciudad de las diagonales, se impregnó de su arte

En una clásica esquina de 17 y 71 de la ciudad de La Plata, frente a un emblemático edificio de la “Vieja Estación”, Barrio Meridiano V, fue quien hospedó a este talentoso guitarrista, compositor e ícono de la cultura nacional, el pasado viernes 22.

Un haz de luz en el escenario, enfocaba una silla vacía, que luego ocupó Juan Falú, para interpretar con sus prodigiosos dedos, un repertorio que enalteció la velada.

Pocos minutos después de las 22:00, y ante casi un centenar de personas que lo aguardaban expectantes, hubo un aplauso de recibimiento, seguido de un rotundo y respetuoso silencio para dejar fluir las poéticas notas de las cuerdas de su guitarra, como sólo él sabe hacerlo.

Con la simpleza y sencillez que lo caracteriza, este tucumano de cepa interactuó con el público para tocar zambas, coplas, chacareras, cuencas y vidalas.

En un breve intervalo, agradeció a los allí presentes y pidió sugerencias para interpretar temas conocidos de su amplia trayectoria: “Laurel”, “La trunca Herrera”, “La tristecita”, entre otros, fueron los más aclamados.

Con su calidez y simpatía, supo matizar con humor, desprendido de su personalidad muy particular y una impronta que a muchos sorprendió. Y citó:

“Las joyas de la cultura, suelen estar escondidas, hay que encontrarlas.”

Hasta “Don Enrique” –como lo llamaban-, admirado, un octogenario que Juan invitó al escenario, y deleitó a todos con su vocalización de “Naranjo en Flor”, quien cumplió el sueño de que Falú lo acompañase con su guitarra en sendos tangos que cantó lleno de júbilo.

Después de contar un par de anécdotas que provocaron risas al unísono, fue despidiéndose de este marco de varias generaciones que lo disfrutaban con máxima atención.

Por supuesto, no faltó el “bis” que generosamente concedió a todos los allí presentes.

Juan Falú, demostró una vez más, su gran calidad artística y la marcada sensación de “ser un agradecido de la vida”, que lo ha dotado de un don único y de una inmensa grandeza de corazón hacia el público, sus raíces, el arte y la cultura nacional.

Recomendar

Nota y Foto: La Plataforma Cultural