18 Septiembre, Juan Falú y Jorge Cardoso, “50 Años con la Guitarra”, Teatro del Libertador

Fundación Pro Arte

Juan Falú y Jorge Cardoso “50 Años con la Guitarra” Salón Municipal Walter de Navazio  - Bell Ville. Jueves 19 de Septiembre

Juan Falú y Jorge Cardoso

“50 Años con la Guitarra”

Teatro Libertador

Miércoles 18 de Septiembre – 21:30 hs.

 

La Fundación Pro Arte Córdoba, en la continuidad de la Temporada 2013 del Ciclo de Conciertos de Abono, se complace en conmemorar en nuestro Teatro del Libertador los Cincuenta Años de trayectoria de dos grandes amigos, exponentes virtuosos de la guitarra: Juan Falú y Jorge Cardoso.

Con maestría llevan su arte por el mundo, prestigiando a la música de nuestro país. Tendremos la oportunidad de disfrutar de ambos guitarristas, cada uno con su particular estilo, el miércoles 18 de Septiembre en el Teatro del Libertador de Córdoba a las 21,30h.

Las entradas se encuentran a la venta en la boletería del Teatro y en Autoentrada, y sus valores son: Platea $120, Cazuela $100, Tertulia $80, Paraíso $50, Palco $450 y silla a Palco $ 120.

JUAN FALÚVer Trayectoria desde aquí

JORGE CARDOSO
(Posadas, Argentina, 1949)

Concertista, compositor, investigador, médico (Univ. Nac. de Córdoba, Argentina), y profesor superior de guitarra (Real Conservatorio de Música de Madrid), ha dado conciertos en Europa, América, Asia y África, participando habitualmente en encuentros y festivales internacionales, cursos, congresos y seminarios y en radio y T.V.

Ha compuesto más de 400 obras para guitarra sola, dúos (dos guitarras, guitarra y violín, clave, viola, violoncelo y flauta), tres y cuatro guitarras, cuarteto de cuerdas, guitarra y cuerdas, guitarra y vientos, conciertos para guitarra y orquesta y para orquesta de guitarras y orquesta sinfónica, orquesta de cuerdas y numerosas canciones. Éstas son ejecutadas regularmente por guitarristas de todo el mundo y grabadas por más de 150 intérpretes, destacando las incluidas en el CD de David Russell “Aire Latino”, ganador del Grammy Award en 2004 (Telarc) al mejor disco demúsica clásica. Otra cifra similar suman sus transcripciones y arreglos de obras de carácter folklórico de diferentes países sudamericanos, del Renacimiento y Barroco español y de otras naciones y épocas.

Es autor de:

1. “CIENCIA Y MÉTODO DE LA TÉCNICA GUITARRÍSTICA”
2. “RITMOS Y FORMAS MUSICALES DE ARGENTINA, PARAGUAY Y URUGUAY”
3. “BRÚJULA Y ANTORCHAS PARA TAÑER VIEJAS MÚSICAS (Apuntes de Interpretación para el Renacimiento y el Barroco),
4. “DICHOSO MUSICO MUSTIO” (“Cómo ser infeliz y enfermo en un mundo dichoso y sano”, acerca de las enfermedades de los músicos),
5. “LUCAS BRAULIO ARECO, obra completa para guitarra”
6. Varios ensayos y numerosos artículos.

Obtuvo en Argentina los siguientes primeros premios:
Festival de la Música Litoraleña (1963),
Festival Nacional del Folklore (Cosquín,1967), Concurso Nacional de Composición de Salta (1971) y Concurso Internacional de Guitarra Clásica (Bs. Aires, 1973).

Ha realizado más de 40 grabaciones en España, Alemania, Japón, Francia, Checoslovaquia, Polonia y Argentina, destacando «DIE GRÖßTEN GITARRISTEN UNSERER ZEIT» (Los más grandes guitarristas de nuestro tiempo) Segovia, Bream, Williams, Yepes, Behrend, CARDOSO, R.C.A. RL 43454 (R.F.A., 1981) y «TAÑIDOS» Vol. 2 (España, 1990), Premio Ministerio de Cultura (junio de 1991).

Fue fundador de ORQUESTA DE CAMARA DE GUITARRAS DE MADRID, presidente de «GUIA» (organización internacional para la difusión de la música latinoamericana). Fue director artístico de: FESTIVAL INTERNACIONAL DE GUITARRA de Posadas, Argentina), FESTIVAL INTERNACIONAL DE GUITARRA DE ALSACIA, FESTIVAL INTERNACIONAL DE GUITARRA DE MARRUECOS organizado par el Instituto Cervantes en 1999. Actualmente dirige el CONCURSO Y FESTIVAL INTERNACIONAL LUCAS B. ARECO, de Posadas, el FESTIVAL INTERNACIONAL DE GUITARRA de Lambesc y de «GUITARES DU MONDE», en la región francesa del Haut Verdon.

Su sorprendente producción unida a sus interpretaciones plenas de virtuosismo y emoción han hecho que la prensa especializada lo señale unánimemente como una leyenda viva de la guitarra.

 

JUAN y YO

Nos conocimos representando a nuestras respectivas provincias durante el “Primer Certamen Estudiantil Nacional del Folklore” llevado a cabo en San Miguel de Tucumán en julio de 1964. Aunque tocábamos desde niños, fue 1963 el año que marcó, por distintos motivos, el comienzo de nuestra andadura como guitarristas. Fue la única vez que nos “enfrentamos” y fue Juan quien obtuvo el primer premio. En aquellos tiempos ganar era lo de menos, lo importante era participar, conocer y compartir. Allí nació nuestra amistad.

Todo el mundo conoce lo que es ser amigos de modo que no entraré en detalles acerca de nosotros. Tal vez si el público nos torea, el día del concierto contaremos algunas anécdotas, que son abundantes y que nos permitirán hablar mucho y tocar poco, porque como imaginarán, a estas alturas de nuestras vidas lo que más anhelamos es volver a casa y quitarnos los zapatos.

En la cultura sajona una sentencia señala que para triunfar en el arte hay que tener buenos codos, aludiendo a lo difícil que es abrirse camino y a cómo lograrlo. Juan y yo, creo, los tenemos bastante buenos. Pero en el sentido criollo, nuestro. Cada vez que nos hemos juntado durante estos cincuenta años hemos sabido empinarlos con la máxima moderación exigida para poder seguir tocando. Y como lo han señalado nuestros grandes poetas del folklore, el vino es la mayor fuente de inspiración. A mi madre le escandalizaba la idea de que su hijo le saliera guitarrista.

De esta relación triangular y de los pormenores de la vida nacieron nuestras maneras de tocar y componer. Ambas fueron puestas a prueba frente a públicos de diferentes, lejanas y exigentes culturas. No podemos quejarnos. Dejando de lado los sinsabores, podemos asegurar que nos fue bien. Mejor de lo que imaginamos porque en realidad nos dedicamos a la música mucho más por gusto que -en aquellos tiempos- pensando en una carrera profesional. Tal vez ese placer que aún nos acompaña fue el secreto.

A estas alturas podemos aconsejar a los jóvenes intérpretes que no desfallezcan, que lo más difícil son los primeros 50 años. Con respecto a lo que viene después, lo que más deseamos es poder contarlo.

Por lo demás, prometemos hacer lo imposible para que el día del concierto pasen ustedes un muy agradable momento, con la esperanza de contribuir a que quieran aún más más nuestra música. No la de Juan ni la mía, sino la que nos nutrió y guió nuestros pasos, forjada por tantos excelentes cultores muchos de la cuales ya no están: la música folklórica argentina. Es por eso que se lo dedicamos al Maestro Eduardo Falú.

Jorge Cardoso